Colchones: guía infalible para elegir

Pasamos una media 23 años de nuestra vida durmiendo. ¿No te parece motivo suficiente para elegir el mejor equipo de descanso? Te damos las claves para escoger uno que cuide tu salud.

Con espacio y firme para tu espalda
Si tienes espacio en tu dormitorio, no lo dudes y compra una cama grande: “Cuanta más superficie tenga, mejor vas a descansar”, afirma Jesús Sánchez, de Vispring. Y más fácil te será moverte sin molestar a tu pareja. Pero, sobre todo, lo que debes tener en cuenta es la firmeza que necesita tu espalda en el sommier y en la almohada. El colchón ideal debe respetar la curvatura natural de la columna, y eso depende de tu peso, de la postura en la que sueles dormir y de si te mueves mucho mientras duermes. Tómate tu tiempo en la tienda y pruébalos bien (10 minutos cada uno sería lo ideal). No basta con que te sientes, túmbate tal y como lo harías en tu casa y haz un sencillo test: túmbate de espaldas y pasa una mano entre la zona lumbar y el colchón. Si hay hueco, es demasiado rígido y si la mano no pasa, demasiado blando. Y ten en cuenta también la almohada: “Debe hacer que tu columna quede lo más recta posible para no dañar las cervicales”, afirma Jesús Sánchez.Dormitorio con balcón frente a los árboles

Elige el material adecuado
Es clave para descansar bien. Hay colchones especiales para personas con dolor de espalda, otros muy saludables hechos con materiales naturales… El recuadro de la derecha te ayudará a elegir el mejor colchón para ti y una vez hayas decidido de qué material lo quieres, en la tienda te asesorarán sobre el somier ideal. ¿Pero qué pasa si sois dos quienes usáis la cama y sois muy distintos? “Hay colchones que combinan dos firmezas diferentes siempre que no haya más de un salto de dureza entre ellas. Pero si hay mucha diferencia de peso entre la pareja, lo mejor son dos colchones unidos con cremalleras y una solapa para no notar la separación”, aconsejan desde Vispring.

Y haz un buen mantenimiento
Lo recomendable, según Sánchez, es “darle la vuelta al colchón de pies a cabeza al cambiar de estación y al pasar a la siguiente, hacer una rotación de 180º”. Y ponerle un protector de algodón 100% para que transpire. Así durará de 10 a 15 años en buenas condiciones.

Así duermes, así debe ser tu colchón
Postura. Si sueles dormir plana, boca arriba o en posición supina, necesitas un colchón duro. En cambio, si duermes de lado, es mejor uno más flexible para que el hombro pueda hundirse levemente.

Peso. También condiciona la firmeza del colchón. Una persona de mucho peso necesitará mucha firmeza para no hundirse en la cama y moverse con facilidad. Al contrario que una persona delgada.

Movimiento. Si eres de las que te mueves mucho, es recomendable que elijas un colchón bastante firme para que no te quedes hundida, te cueste esfuerzo girarte y con ello acabes despertándote.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *