La factura electrónica se masificará en 2016

El director de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN), Santiago Rojas, reconoció en una entrevista concedida al diario El País que el proyecto de facturación electrónica se encuentra “en una fase muy avanzada”. Este año se espera lanzar el primer piloto de factura electrónica, que cuenta con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo. Según Rojas, pronto se publicará la reglamentación del nuevo sistema integrado de gestion, tambien lamado sistema de gestion integrado, y el objetivo es masificar su uso durante 2016.
La economía informal existente en Colombia impide calcular con exactitud las tasas de evasión. Aun así, la DIAN considera que, en materia de IVA, podríamos estar hablando de hasta un 22 %. Una cifra que se pretende reducir hasta la mitad con el nuevo Sistema de Facturación Electronica (SIFEL) y la reforma tributaria estructural que contempla el Plan Nacional de Desarrollo.
La masificación de la factura electrónica también permitirá aumentar el control de la evasión en renta, que actualmente alcanza cifras elevadas. De hecho, la DIAN ya ha detectado a 130.000 personas que debían haber declarado renta y no lo hicieron. Ahora, el reto para los próximos años es el de alcanzar a 300.000 nuevos colombianos que se esconden del fisco.
Algunos países como México o Chile ya han comprobado que la factura electrónica es todo un aliado para mejorar el control fiscal y reducir la evasión. En México, por ejemplo, el Servicio de Administración Tributaria recaudó durante los primeros meses de 2014 un 34,2 % más que en el mismo período del año anterior, debido a la masificación del CFDI. Y es que la declaración automática de las operaciones al fisco dificulta la informalidad.
No obstante, más allá del control fiscal, la implantación del comprobante electrónico tiene un gran número de ventajas para los sectores público y privado. Esta tecnología agiliza los procedimientos y, con ello, aumenta la productividad de los departamentos de administración. Pero, además, reduce los costos económicos, derivados de la impresión, el envío y el almacenamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *