Neumáticos de segunda mano: 5 motivos por los que no comprarlos

Si tienes coche, en algún momento te has enfrentado -o te vas a enfrentar- al hecho de tener que cambiarle los neumáticos. ¿Alguna vez te has planteado adquirir unos de segunda mano? Si lo has hecho, que se te quite la idea de la cabeza, principalmente porque es atentar contra tu seguridad y contra la de los demás. La ventaja vendria a ser que los neumaticos usados entran en la categoria de neumaticos baratos. Algunos de estos neumaticos baratos, de hecho, pueden ser de mejor calidad que unos nuevos, pero estamos suponiendo que es el caso contrario. Continental, uno de los fabricantes de ruedas más reputados del mercado, nos lo explica con cinco argumentos que son irrefutables:

Los neumáticos se deterioran con el paso del tiempo, y su efectividad no depende solo de su estado exterior y del nivel de presión, también hay otros factores relevantes como el deterioro del caucho. Éste pierde sus propiedades de flexibilidad produciéndose lo que se conoce como cristalización.
Los neumáticos de segunda mano tienen una procedencia desconocida y, por tanto, es complicado saber su estado de conservación. Pueden haber sufrido golpes con bordillos que hayan afectado a su estructura interna o haber experimentado cambios climatológicos bruscos que hayan generado defectos ocultos.
No hay en España una regulación que garantice la comercialización de neumáticos usados seguros y en buen estado.
La adquisición de un neumático usado no garantiza que cumpla con su función al cien por cien cuando, en caso de necesidad, se necesite realizar una frenada de emergencia en suelo mojado o contar con el máximo agarre al pasar por una zona deslizante o una curva.
La forma en la que se desgasta un neumático difiere en cada vehículo por lo que montar neumáticos usados puede afectar a la estructura de estos, aumentar la inestabilidad en carretera y reducir el confort de marcha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *