Toldos: cuál elegir

Conocé los distintos tipos y sus usos.
Toldos de lona tensada

Sombras móviles
Los toldos de lona tensada suman innovación y versatilidad. Se destacan porque pueden ser armados y desarmados fácilmente, con absoluta flexibilidad en el momento y en el lugar que el usuario desee. Sus diseños también son versátiles: cuadrados, rectangulares, triangulares. En el caso del toldo Ingenua, la forma rectangular mide 3×4 o 3×5 metros. La opción cuadrada tiene dos versiones: 3×3 metros o 4×4 metros.

Debido a que está desarrollado mediante un sistema con clip, los puños se pueden fijar a la pared, un árbol o a un mástil. Esto también permite inclinar la sombra, según la posición buscada, y ajustar la altura de sus puños variando el diseño del toldo. Una vez empleado, se lo guarda fácilmente hasta una próxima reunión. (Foto: toldo Ingenua, de la marca belga Umbrosa).

– Plus: Ciérrate Sésamo
Además de las tipologías tradicionales, los cerramientos y los toldos verticales resultan una alternativa. “Lo bueno es que sirven tanto en invierno como en verano, porque ante una lluvia muy copiosa, por ejemplo, se consigue un espacio más para seguir disfrutando”, aconseja Cristian Vega.

En el caso de los toldos verticales, la lona puede ser acrílica, vinílica, microperforada o de tela cristal. También se les puede aplicar un mecanismo motorizado.

– Los enemigos
La mayoría de los toldos sucumben ante una caída de granizo feroz o en caso de vientos muy fuertes. En esas situaciones, lo ideal es tener un toldo con sensores, que repliegan la estructura de forma automática. De lo contrario, los especialistas aconsejan cerrar el toldo antes de salir de la vivienda por un período prolongado.

– Distintos, pero iguales
Tienen diseños y molduras diferentes, pero todos apuntan al mismo objetivo: proteger del sol y de los factores climáticos. Las siguientes son las opciones más comunes que se venden en el mercado cordobés:

Brazos fijos: Debido a sus características, la estructura de esta tipología no admite mucha versatilidad. Los brazos quedan a la vista. En tela Cobertura 1000: desde $ 2.100.

Corredizos: A diferencia de los anteriores, las lonas pueden ser corridas, deslizadas o enrrolladas, según la versión de este tipo de toldos. En tela Cobertura 1000: desde 2.100.

Brazos invisibles: Poseen brazos articulados plegables, con resortes y cadenas de acero internas. A simple vista, sus brazos no se perciben desde el frente. Versiones: de punta a punta, de barra cuadrada, automáticos, etc. En tela Plavilón: desde $ 4.300

Capota: Muy comunes en vidrieras, también sirven para proteger la ventana de un hogar, por ejemplo. Tal como su nombre lo indica, tienen formas circulares. En tela Cobertura 1000: desde $ 2.100.

– Opiniones de la gente
“Los toldos de brazos invisibles son los más buscados. En cuanto al diseño y a los colores varía mucho según el gusto del cliente. Hay tonos lisos y otros motivos con rayas, pero nada muy especial.
Trabajamos con lonas impermeables y acrílicas”, comenta Patricia, vendedora de la sucursal de calle Tucumán, de Grunhaut.

Según Walter Pucheta, de la fábrica La Sombra, “la temporada viene bastante bien. Hay de todo. Los toldos de brazos extensibles son una excelente opción, pero tienen un costo elevado. No necesitan parantes ni alambres y se pueden motorizar. Hay un modelo nacional y otro italiano. Al ser de aluminio y con un resorte interno, sus costos son mayores.
Para algo básico, los de brazo fijo o de enrollar andan bien. Sus precios son más accesibles: rondan los dos mil pesos, según el material”, apunta.

– ¿Manuales o automáticos?
Algunos toldos vienen con ciertas adaptaciones para que con el tiempo puedan ser automatizados, ya que esa opción encarece los costos. Los toldos automáticos son una modalidad novedosa. Según el ingeniero Marzotta, de la firma De Sol y Sombra, “el toldo automatizado tiene que ser motorizado con sensores que le ordenan la apertura y el cierre, de acuerdo a si llueve, hay viento o sale el sol”. El costo aproximado para automatizar un toldo ronda entre dos mil y tres mil pesos.

De moda. Los toldos con brazos invisibles marcan tendencia. Son ideales para patios, terrazas, jardines o cuando se requiere generar nuevos ambientes.

Aliados. Los toldos ayudan a que los aires acondicionados trabajen menos en verano, porque impiden el paso del sol al interior de los ambientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *