Vuelven los “Planes Renove” para renovar ventanas y calderas

Además, cada vecino pagará lo que consuma en edificios con calefacción central, según la legislación europea


Aún es pronto para pensar en el invierno pero cuando hablamos de ahorro en la factura de la luz o el gas conviene planificar las reformas con tiempo. Sobre todo si se trata de obtener subvenciones públicaspara hacer nuestra casa más eficiente y, de paso, rebajar los gastos mensuales. Por eso, varias comunidades autónomas reforzarán o rescatarán los llamados ‘Planes Renove’ destinados a mejorar el aislamiento de las viviendas, el combustible de las calderas, el aislamiento de las fachadas de los edificios y las instalaciones eléctricas comunes. Además, y según la normativa europea que entrará en vigor el 1 de enero de 2017, antes de fin de año se deben instalar contadores individuales en las viviendas con calefacción central para que cada uno pague lo que consuma.

Vuelven los “Planes Renove” para renovar ventanas y calderas

Pero vamos por partes:

Calderas nuevas

La comunidad de Madrid mantendrá vigente el Plan Renove de calderas para cambiar los antiguos combustibles de carbón y gasoil por otros más eficientes como el gas natural o la biomasa. En este caso, las ayudas se ajustarán a la potencia elegida pero no superarán el 12% del coste de la instalación.

Ventanas más eficientes

Lo aconsejable es elegir ventanas de PVC con doble acristalamiento y rotura de puente térmico. Es posible, según fuentes de la consejería de economía, que también haya ayudas para las ventanas de aluminio con mejores niveles de aislamiento térmico. La subvencion llegará al 25% del coste total (la mitad de la ayuda se recibirá por transferencia y la otra con descuento en la factura).

Vuelven los “Planes Renove” para renovar ventanas y calderas

Aislamiento de todo el edificio con lana mineral

La mayoría de las viviendas españolas tiene fachadas muy ineficientes, es decir, pierden grandes cantidades de calor o de aire frío debido al mal aislamiento de los muros. En términos técnicos, de la envolvente del edificio. Muchos expertos alertan de que las comunidades de vecinos se centran más en cambiar ventanas, pintar fachadas y modificar el tipo de caldera de calefacción y descartan reformar el “abrigo” de todo el edificio porque les parece un sobrecoste innecesario y una inversión demasiado alta a corto plazo.

Vuelven los “Planes Renove” para renovar ventanas y calderas

Sin embargo, este aislamiento térmico puede ahorrar hasta un 50 por ciento de la energía que se consume normalmente. En esta línea, la comunidad madrileña recomienda insuflar en los muros de la fachada lana mineral que es un material aislante térmico, acústico y de protección contra el fuego. La subvención cubrirá hasta el 25% del coste total de estas obras. Asimismo, habrá también ayudas para cambiar toda la instalación eléctrica comunitaria en la que se incluyen zonas comunes, ascensores y garajes. El plan tiene otro apartado dedicado a las instalaciones industriales.

Nuevos contadores individuales de calefacción central

España tiene más de un millón y medio de hogares con calefacción central. Europa pretende que cada persona pague la calefacción que consume con el fin de promover el ahorro energético. Ése es el objetivo de la normativa que entra en vigor el 1 de enero de 2017 que obliga a instalar válvulas esfericas termostáticas en cada radiador que sustituyen a las antiguas llaves de paso. Esto permitirá regular la temperatura de cada vivienda. La administración madrileña pagará entre 10 y 17 euros por cada válvula.

En declaraciones a la Cadena Ser, el gerente de la fundación “La Casa que Ahorra”, Albert Grau, asegura que “lo primero que hay que hacer es un buen aislamiento del edificio. Después viene el cambio de calderas y la iluminacion”. Grau insiste en que lo importante es que la reforma aporte confort a la vivienda. “Muchas veces, las comunidades de vecinos sólo realizan la reforma mímima, lo que yo llamo la “chapa y pintura” del edificio y esto no es suficiente”, añade. La inversión inicial – explica el gerente de La Casa que Ahorra- puede ser un poco más alta pero a la larga la inversión se recupera porque con sólo modificar el aislamiento térmico del edificio, nos podemos ahorrar más de la mitad del gasto energético”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *